La Universidad de los Andes y la Fundación Santa Fe de Bogotá se unen para salvar vidas

Ingeniería Eléctrica y Electrónica /29 de Agosto de 2018

 

El profesor asociado del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad de los Andes, Antonio José Salazar, lidera el proyecto de alto impacto Diagnóstico y tratamiento temprano del ataque cerebrovascular agudo (ACV): diseño de una red diagnóstica de urgencias de telerradiología móvil al servicio de alianzas público-privadas. El proyecto, cofinanciado por Colciencias, se realiza en colaboración entre la Fundación Santa Fe de Bogotá, la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes.

Un accidente cerebrovascular (ACV) ocurre cuando se detiene o se reduce el flujo sanguíneo en una parte del cerebro, en minutos, aquellas células a las que se les interrumpe el suministro de oxígeno mueren. Por tanto, es de vital importancia el manejo eficiente del tiempo en este tipo de accidentes y tener un conocimiento exacto respecto a cuál debe ser el procedimiento a seguir y cuáles centros hospitalarios tienen la capacidad de practicarlos, cualquier error diagnóstico podrá tener consecuencias fatales. El ACV es una de las principales causas de muerte en el país y en el mundo, además con el preocupante factor de dejar en condición de discapacidad a muchos de sus sobrevivientes.

Iberus.png

 

El profesor Antonio José Salazar y el estudiante Juan Camilo Pérez Santa María trabajan en el software.

Por tanto, el profesor Salazar y su equipo de colaboradores, desarrollaron un protocolo exhaustivo de diagnóstico y respuesta ante este evento, a través de la creación de tres programas computacionales que atacan diferentes frentes de esta preocupante problemática:

1) Sistema de Información Territorial en Accidente CerebroVascular: es una herramienta gráfica, liderada por la Escuela de Gobierno, que permite llevar las estadísticas relacionadas con el ACV. Este Software identifica y cuantifica información clave como dónde se encuentran los pacientes y los especialistas, qué centros de salud cuentan con los equipos especializados, cuáles son los casos de mortalidad y de discapacidad, entre otros. El propósito de este desarrollo no es sólo reunir la mayor cantidad de datos sino analizarlos y elaborar recomendaciones en salud pública al Ministerio de Salud. Por ejemplo, si se identifica una zona crítica en la cual muchas personas no reciben la atención adecuada, es de suma importancia que el gobierno la reconozca y formule planes de acción urgentes.

2) Telestroke-RU (Red de Urgencias): este desarrollo tiene como objetivo construir alianzas público-privadas para hacer asequible la atención médica idónea a los afectados; en el país existen muy pocos especialistas entrenados para atender casos de ACV, quienes, a su vez, sólo se encuentran en entidades privadas. Por tanto, este desarrollo genera mecanismos para que las entidades públicas tengan acceso a aquellos servicios que brindan contadas instituciones privadas en el país. Otro componente fundamental es que el software define protocolos y logísticas exactas sobre cómo actuar al momento de recibir pacientes con sospecha de ACV. El procedimiento a seguir para cada individuo es muy diferente y el proceso de decisión frente a cómo abordar cada caso es de gran complejidad, tiendo en cuenta la presión del tiempo; con cada hora transcurrida se reducen drásticamente las posibilidades del paciente de recuperarse. Entre neurólogos y radiólogos de la Fundación Santa Fe de Bogotá, se han definido estos protocolos de acuerdo a las buena practicas internacionales; es decir, que el programa funciona como un árbol de ruta preciso que indica los pasos a seguir, analizando la complejidad y las múltiples condiciones de cada paciente como su tipo de ACV (hemorrágico o isquémico), contraindicaciones, nivel de conciencia y tiempo transcurrido desde el accidente, para determinar que exámenes se le deben realizar al paciente, cuál es tratamiento a seguir y dónde se le deben practicar. Si la persona debe ser trasladada a otro centro de salud más especializado, el hospital que recibe al paciente contará de inmediato con la información del software, gracias a una base de datos centralizada. Próximamente se va a implementar un piloto con los pacientes de la Fundación Santa Fe de Bogotá, esta institución creó el primer centro de referencia en Colombia con acreditación internacional para este servicio, luego se efectuará en otros hospitales.

3) Telestroke-TES (Sistema de Evaluación Tecnológica): es una metodología estandarizada para realizar diagnóstico de imágenes y para determinar, a través de estudios comparativos de lecturas especializadas en diferentes pacientes, si los expertos pueden interpretar desde sus dispositivos móviles tomografías axiales computarizadas (TAC). Lo cual convertiría al software en una herramienta fundamental para realizar un diagnostico temprano, ya que sólo un experto neurorradiólogo tiene la capacidad de leer exhaustivamente un TAC.

En Colombia hay pocos profesionales en esta área, y no siempre se encuentran en el hospital al momento de un caso de ACV; la gravedad de esta condición no da espera al desplazamiento del neurorradiólogo hasta el hospital. Si se logra posibilitar la comunicación de forma remota con los especialistas, se incrementará la posibilidad de salvar la vida de una persona.

Este proyecto en su totalidad ha sido premiado en el Congreso Colombiano de Radiología 2018, como Mejor Protocolo de Investigación y obtuvo el primer lugar en la presentación oral del concurso de la Asociación Colombiana de Radiología. Además, la multinacional farmacéutica, Boehringer Ingelheim, tienen gran interés en comprar los programas computacionales, distribuirlos e instalarlos en todos los hospitales del país; la empresa ya pidió permiso para utilizar las estadísticas, evaluar el panorama y poder llegar a las diferentes regiones. Es decir que este proyecto tiene el potencial de generar un impacto importante a nivel nacional.

 

Notas

Equipo de investigación Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes:

Antonio José Salazar (profesor asociado del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica)

Juan Camilo Pérez Santa María (estudiante de Maestría en Ingeniería Biomédica)

 

Equipo de investigación de la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo: 

Diego Lucumí (director de la Maestría en Salud Pública).

Andrea Arenas (estudiante de Maestría en Salud Pública).

 

Equipo de investigación Fundación Santa Fe de Bogotá:

Hernán Bayona (director del Centro de Cuidado Clínico en Ataque Cerebro Vascular).

Nicolás Useche (director de neurorradiología).

Aníbal Morillo (neurorradiólogo).

Sonia Bermúdez (neurorradióloga).

Oscar Torres (neurorradiólogo).

Carlos Martínez (neurólogo).

 

Otros colaboradores:

Brenda Ropero (médico general Uniandino).

Manuel Granja (médico general Uniandino)

Natalia Rueda (médico residente)

Didier Sossa (médico residente)